¿Cuál es el vínculo entre el emprendimiento social y el desarrollo sostenible, y cómo los emprendedores sociales contribuyen a la inclusión social y a la erradicación de la pobreza?

 

EAN 

Dalia Silberstein [1]

Mariana Galli Basualdo[2]

UNIVERSIDAD EAN

 Nos enfrentamos hoy a diversos tipos de catástrofes: climáticas, económicas, sociales y ecológicas. Bernardo Kliksberg se refiere a los principales desafíos que tiene por delante un mundo con un crecimiento relevante de tecnologías de punta y capacidades de producción pero débil en su ingeniería social.

En el 2000 se redactó la Declaración del Milenio en donde las naciones se comprometían a una nueva alianza global para reducir la extrema pobreza y para desarrollar objetivos a cumplir para el 2015. Dichos objetivos mundiales fueron ampliados a 17 y su plazo de cumplimiento prolongado para dentro de 15 años.

La erradicación de la pobreza para el año 2030 es el objetivo primordial de la agenda del desarrollo sostenible.

En un mundo que tiene posibilidades tecnológicas inéditas y al mismo tiempo brechas sociales y de exclusión, se necesitan nuevas ideas y actores comprometidos con el prójimo.

En los últimos años el emprendimiento social se ha constituido en una de las áreas más innovadoras de reflexión y acción sobre las implicaciones sociales de la actividad económica. Ha surgido un consenso creciente sobre la importancia del papel de los emprendedores sociales. No se trata solo de introducir valores éticos en la práctica empresarial sino de situar la producción de objetivos sociales de justicia, solidaridad y sostenibilidad, en el corazón mismo del emprendimiento.

 

VER ARTICULO COMPLETO AQUÍ